Emerge un fenómeno intrigante conocido como el “Patrón de Moiré”. Este fenómeno se desencadena cuando dos rejillas de líneas se superponen, ya sea con un ángulo específico o con ligeras diferencias en sus tamaños. En este artículo, exploraremos la esencia de este patrón de interferencia, su origen en el tejido de seda denominado “moire” y su presencia en diversos aspectos de la vida cotidiana, desde textiles hasta gráficos por computadora.

Origen del Término

La palabra “Moiré” encuentra sus raíces en el francés, designando un tipo particular de tejido de seda que exhibe una apariencia ondulante o fluctuante. Este efecto visual es resultado de patrones de interferencia generados por la estructura misma del tejido, y es este principio el que inspira el nombre del fenómeno óptico.

La persistencia retiniana está relacionada con la forma en que la retina, la capa sensible a la luz en la parte posterior del ojo, procesa la información visual. Cuando se expone a una imagen durante un tiempo breve, los fotorreceptores en la retina se activan y envían señales eléctricas al cerebro a través del nervio óptico. Sin embargo, aunque la estimulación visual puede cesar, la activación de los fotorreceptores puede persistir durante un corto período de tiempo.

Manifestaciones en la Vida Cotidiana

  • En la realidad visual, el Patrón de Moiré se manifiesta en diversas formas, desde las fibras textiles en una tela de seda de moaré hasta las líneas en una pantalla de ordenador. En ambos casos, el sistema visual humano crea la ilusión de bandas oscuras y claras horizontales que se superponen a las líneas finas reales que componen el trazo.

Aplicaciones y Consideraciones

  • En el ámbito de los gráficos por computadora, la infografía y la impresión, los patrones de Moiré pueden considerarse artefactos no deseados. Estos pueden surgir durante la captura de imágenes digitales, especialmente al escanear detalles muy finos. Asimismo, en la generación de imágenes sintéticas en 3D, el Patrón de Moiré puede influir en la calidad visual.

En el Mundo del Manga

El Patrón de Moiré también se manifiesta de manera peculiar en el mundo del manga japonés. Cuando dos tramas de diferente gramaje o tamaño se superponen durante el proceso de impresión, se produce un error que se asemeja a una cuadrícula. Para evitar este inconveniente, es crucial trabajar con una sola capa de tramas digitales o contar con la destreza de un hábil entramador manual.